10 AÑOS DE LUCHA Y RESISTENCIA

 

Discurso de Franklin Dinol durante la Celebración de los 10 años

28 DE NOVIEMBRE 2021, 10 AÑOS DEL MOVIMIENTO RECONOCI.DO

El movimiento Reconoci.do es un espacio que nació para continuar el sueño de emancipación y de libertad de nuestros antepasados, para continuar sembrando esperanzas de que es posible vivir mejor. Somos hijos e hijas de inmigrantes haitianos que llegaron a estas tierras cargados del sueño de una vida mejor, vinieron a cortar caña, pero el azúcar les fue amarga y sus sueños troncados.

Nacimos con la consigna de visibilizar los rostros de los dominicanos y las dominicanas reconocidos por el Estado, que con medidas discriminatorias y racistas de sectores ultraconservadores han hecho lo imposible por despojarnos de nuestros derechos y de la condición de dominicanos.

Somos el surgimiento de una generación de jóvenes dominicanos que abraza sus raíces y orígenes humildes para emprender la lucha por la emancipación soñada, la lucha por los derechos de los grupos vulnerabilizados, la lucha por la libertad, por la justicia y la lucha por la igualdad de derechos y oportunidades. Por eso seguimos resistiendo los embates del poder y la discriminación estructural del estado, continuamos trabajando por un país más justo, humano y solidario.

Llevamos diez años de lucha incansable, diez años de resistencia, diez años de aprendizajes y experiencias. Son diez años moviendo el cambio, promoviendo, protegiendo y defendiendo los derechos de los dominicanos y dominicanas. Nadie dijo que sería fácil y realmente no lo es, pues en estos 10 años hemos tenido que luchar con los de adentro y los de afuera, el solo hecho de nuestra existencia como grupo es fruto de nuestra resistencia.

Cómo dijo Martin Luther Kings en aquel discurso icónico «Yo tengo un sueño» y es ver a mi pueblo viviendo como hermanos y en libertad. Nosotros también tenemos ese sueño y luchamos para que este sea una realidad.

Hoy al igual que ayer estamos enfrentando los golpes de las medidas racistas y discriminatorias del gobierno en contra de los derechos humanos, de la comunidad de migrantes haitianos que viven en el país. 

En este día tan relevante para nuestra historia como movimiento social queremos reconocer el trabajo tenaz de los líderes del movimiento que con sus esfuerzos, trabajo, dedicación y vocación de servicio han contribuido al fortalecimiento del colectivo para cumplir con su rol de defensa de los derechos humanos, constituyendo el movimiento en una herramienta para el fortalecimiento de la democracia en la República Dominicana.

Llevamos nuestro pueblo en la voz como reza la canción de Mercedes Sosa. Somos la voz de miles de dominicanos y dominicanas que son víctimas del racismo y la discriminación estructural que les niegan sus derechos fundamentales.

La voz de tantos jóvenes que ven limitados su potencial a causa de las políticas racistas que ejecutan las elites que dirigen el estado dominicano que se roban nuestros sueños y las oportunidades, sumergiéndonos en profundos niveles de desigualdad.

En los últimos años hemos sido testigos de las diferentes medidas que el estado ha venido adoptando, una serie de medidas que lejos de velar por el desarrollo humano y económico del país nos arrojan a los lumbrales de la pobreza.

Entendemos que la constitución y las leyes no pueden seguir siendo letras muertas que se utilicen para atropellar, deshumanizar y arrebatar los derechos humanos de los afrodescendientes y pobres del país. Los gobernantes no pueden seguir pisoteando las normas que regulan la convivencia democrática y el ejercicio del poder.

Queremos seguir siendo una esperanza y una luz para uno de los sectores más empobrecidos de nuestro país. La lucha de este movimiento debe ser un ejemplo a seguir para todos los grupos vulnerabilizados del país, un ejemplo de resistencia ante un sistema injusto que niega hasta lo más básico de los derechos humano.

La lucha de Reconocido es una lucha por una integración plena y real, una lucha por el reconocimiento de la identidad, la protección y garantía de todos los derechos de los y las dominicanas que sus derechos y dignidad han sido violentado.

Aún seguimos en una situación difícil, somos testigos de cómo se persigue a los inmigrantes haitianos, nos recuerda los tiempos de las dictaduras o en los tiempos de la esclavitud, vivimos en una sociedad que aun persigue a los negros, que persigue a las mujeres negras embarazadas (a nuestras madres) cuando acuden a los centros sanitarios buscando servicios de salud, poniendo en riesgo sus vidas y la de sus criaturas. Este tipo de abuso es un reflejo y una evidencia del racismo y la xenofobia existente en nuestro país, y una cosecha de muchos años de siembra de odio y de un sentimiento de superioridad frente al haitiano, ante estas realidades no podemos callar.

Como grupo estamos llamados amplificar la voz de nuestro hermanos y hermanas, de nuestras madres, embarazadas y de nuestros padres y abuelos cañeros, frente a estas realidades tenemos un gran compromiso, la realidad nos demanda mayor protagonismo. Estamos llamados acompañar las luchas por los derechos de todas las minorías que buscan mayor inclusión, participación e integración en la sociedad, es nuestro compromiso y nuestro deber.

Soñamos con una sociedad en donde decisiones como la sentencia 168-13 no tienen cavidad. En la sociedad que soñamos no tienen cabida golpes constitucionales como la referida sentencia. No tienen cabida las deportaciones en calientes a mujeres en estado de gestación, ni expulsiones de dominicanos y negaciones de derechos como el derecho a la salud y la vida.

En estos 10 años hemos logrado constituirnos en un espacio de empoderamiento dónde los dominicanos y dominicanas han materializado la lucha de resistencia por el reconocimiento de sus derechos violentados. En el icono y herramienta que articula a los dominicanos de ascendencia haitiana, como espacio de los afectados, se ha enfocado en formar un liderazgo capaz de cohesionar, organizar, coordinar y definir las estrategias de luchas.

Un resultado de estos esfuerzos por desarrollar el pensamiento crítico y el empoderamiento de los dominicanos de ascendencia haitiana es la creación de la Escuela de Formación Social y Crítica Para dominicanos de ascendencia haitiana que estamos concluyendo en este acto, concluimos la primera edición de la escuela.

Un día como hoy hace 10 años decidimos en medio de una asamblea en el Centro Bonó que deberíamos pasar de ser una campaña con un punto de inicio y un final, para constituirnos en un movimiento social que represente y acoja a todos nuestros hermanos y afectados al igual que nosotros.

Esta primera promoción del curso de formación crítica es una señal de la ruta que queremos seguir para continuar el proceso de resistencia, promoción y defensa de los derechos humanos en la República Dominicana.

La creación de espacios de reflexión y de formación para el desarrollo del pensamiento y conciencia crítica de los dominicanos de ascendencia haitiana ha sido una gran demanda al interno del colectivo, pues entendemos que es uno de los  pilares centrales de la lucha estratégica del movimiento Reconocido, sin está estrategia no hubiera sido posible que un grupo de jóvenes de los bateyes, jóvenes dominicanos hijos de haitianos, con una prensa en contra, emprendieran la resistencia al poder, tomando las calles de la República Dominicana como escenario para reivindicar sus derechos y su nacionalidad dominicana, demostrando que se puede enfrentar la discriminación y el racismo de quienes gobiernan, cuando la lucha es justa y se tiene la verdad de nuestro lado. Nos proponemos a seguir creando y construyendo un mejor país donde prevalezcan la justicia, el régimen democrático y los derechos humanos.

En 10 años se ha trabajado arduamente para estructurar un movimiento social cada vez más fuerte compuesta y dirigida por dominicanos y dominicanas, de carácter democrática al servicio de las causas de los sectores más empobrecidos del país, para buscar soluciones más sostenibles y efectivas. Sin lugar a duda, el movimiento Reconocido con sus movilizaciones pacíficas ha contribuido al fortalecimiento y desarrollo del movimiento social dominicano en la última década.

Hacemos un llamado a la unidad de los sectores, grupos y minorías que enfrentamos los golpes y violaciones a nuestros derechos humanos a trabajar de manera mancumunada para crear un movimiento social más fuerte que articule las luchas y resistencias sociales por todos los derechos. 

Reconocido

Publicado: Dic 31, 2021

Menú de Publicaciones

Publicaciones en Redes Sociales

Con la ley 169-14 se intentó resolver la situación de miles de personas afectadas por dicha sentencia. Sin embargo, la solución no ha sido tal, pues al día de hoy. Aún persisten las trabas para el acceso a los documentos de personas que fueron categorizadas como grupo A

Ray Guevara y su TC mató la ciudadanía de mas de 200,000 dominicanos/as de ascendencia haitiana y es capaz de proclamar que el país esta en un momento donde se percibe un impulso democrático Habrá que ver si es más mentiroso que descarado o viceversa.

"Yo como muchos otros dominicanos y dominicanas, soy descendiente de migrantes. Mi historia personal se parece a la de muchos afectados” dijo @luisabinader el⁩ 5/12/2013 cuando abrazó a desnacionalizados en UASD.
-9 años Ley 169-14- 🤷🏾‍♀️ #EndStatelessnes https://acento.com.do/opinion/la-ley-169-14-del-consenso-a-la-indiferencia-9063184.html

Cargar más tweet...

Formulario de Suscripción

Loading