Posicionamiento de los Jesuitas sobre las deportaciones

Los migrantes son sometidos a procedimientos violentos, humillantes y poco profesionales en los operativos que diariamente se realizan.
Cualquier uniformado puede detener una persona migrante, esto está fomentando el “macuteo”.
Hay deportaciones de niños con arraigo social en República Dominicana, y nos entristece la cantidad de menores no acompañados que han sido conducidos a la frontera.
Los centros de detención no cumplen con el mínimo que garanticen la dignidad humana: baños, muebles para sentarse o dormir, tampoco se les brinda agua y comida. A esta situación son sometidos tantos niños como mujeres embrazadas y madres lactantes.

MARCHA DE LAS MARIPOSAS 2022

MARCHA DE LAS MARIPOSAS 2022

Marchamos para avanzar hacia una sociedad justa y protectora de derechos, en donde
el origen nacional no sea un motivo de discriminación, violencia y exclusión. Urge el
cese de la práctica racista y xenófoba hacia las mujeres migrantes de ascendencia
haitiana. Negar la atención médica, obligando a mujeres a parir afuera de un hospital
por ser migrantes, pobres, por ser negras, es un acto de barbarie que denunciamos con
dolor y vergüenza. No enfrentar con energía y decisión este problema implica protección y complicidad.

RECONOCIDO CONDENA ATAQUE RACISTA

RECONOCIDO CONDENA ATAQUE RACISTA

Reiteramos nuestra solidaridad con las personas que sufrieron el ataque físico en la tarde de ayer 12 de October simplemente por tener ideas diferentes a las de la ultraderecha. Compartimos la preocupación de organizaciones sociales y políticas, de defensa de los derechos humanos, académicos e investigadores que han levantado su voz contra la impunidad de la que gozan sectores ultraderechistas en la República Dominicana y llamamos a romper el silencio a aquellas organizaciones, funcionarios y partidos políticos que aún no han fijado posición contra la violencia ultraderechista.

EL OPORTUNISMO DE LUIS ABINADER

EL OPORTUNISMO DE LUIS ABINADER

La verdadera amenaza a los derechos del pueblo dominicano no viene de Haití. La tenemos aquí mismo entre nosotros, la amenaza viene de las políticas del gobierno y las campañas de sectores antidemocráticos que promueven e imponen la discriminación, la exclusión y la miseria, que niegan nuestros derechos democráticos más elementales, que nos mantienen sin derechos laborales, sin igualdad efectiva ante la ley, que permanentemente difunden discursos de odio racista que se traducen en violencia, que pretenden construir un régimen de apartheid. Detener el antihaitianismo gubernamental, la discriminación y el odio racista, es luchar por un futuro en el que todas las personas dominicanas podamos gozar de igualdad de derechos, libertades y dignidad.